top of page

Asesinos seriales de la era victoriana



La era victoriana fue testigo de varios casos notorios de asesinato y crímenes violentos que conmocionaron a la sociedad de la época, y que aún hoy en día generan impacto, ya sea por el misterio que los rodea o por la crueldad de sus perpetradores. Estos son algunos de los asesinos más sanguinarios y conocidos de la era victoriana.

Jack el Destripador

Quizás el asesino más famoso de la era victoriana, Jack el Destripador fue responsable de al menos cinco asesinatos brutales de mujeres en el barrio londinense de Whitechapel en 1888. Nunca fue capturado, y su verdadera identidad sigue siendo un misterio hasta el día de hoy.

William Palmer el «asesino de Rugeley»

Conocido como el «asesino de Rugeley», William Palmer fue un médico y jinete de caballos inglés que fue condenado y ejecutado en 1856 por el asesinato de su amigo y prestamista, John Parsons Cook. Sin embargo, se sospecha que Palmer pudo haber asesinado a muchas más personas durante toda su vida.

Palmer nació en Staffordshire, Inglaterra, en 1824. Se graduó en medicina en la Universidad de Londres en 1846 y comenzó a ejercer la medicina en su ciudad natal de Rugeley. Sin embargo, a pesar de su educación y experiencia, Palmer era conocido por ser un jugador compulsivo y por estar constantemente endeudado. A lo largo de su vida, se sospecha que Palmer pudo haber matado a más de una docena de personas, la mayoría por envenenamiento con arsénico. En 1855, Palmer se acercó a John Parsons Cook, un banquero y caballero que le había prestado dinero para apostar, y le pidió que le prestara más. Sin embargo, cuando Cook murió repentinamente poco después, las sospechas recayeron en Palmer. Se descubrió que Palmer había comprado grandes cantidades de estricnina, un veneno mortal, y también había tomado un gran seguro de vida en la vida de Cook.

Palmer fue juzgado y condenado por el asesinato de Cook en 1856, y fue ejecutado por ahorcamiento. Sin embargo, las sospechas sobre otros asesinatos en el pasado de Palmer nunca fueron del todo aclaradas.

El caso de William Palmer fue uno de los primeros grandes juicios en torno a un asesino en serie en la historia de Inglaterra, y sus crímenes sin duda tuvieron un gran impacto en la sociedad de la época. La historia de Palmer ha sido objeto de varias investigaciones, libros y miniseries de televisión, y su nombre se ha convertido en sinónimo de engaño y traición.

Mary Ann Cotton

Mary Ann Cotton fue una asesina en serie que vivió en Inglaterra durante el siglo XIX. Se cree que Cotton asesinó a al menos 21 personas, incluyendo a sus hijos, maridos e incluso a una amante de su segundo marido. Fue condenada a muerte y ejecutada en 1873.

Mary Ann Cotton nació en Durham en 1832 y se casó muy joven con su primer marido, William Mowbray, con quien tuvo cinco hijos. Sin embargo, cuatro de estos hijos murieron en circunstancias misteriosas, y Mowbray también murió de una enfermedad misteriosa poco después. Cotton se volvió a casar varias veces después, y se cree que ella mató a varios de sus maridos e hijos para cobrar los seguros de vida. Incluso se dice que envenenó a sus propios padres con fósforo blanco. Cotton era conocida por ser una mujer hermosa y encantadora, algo que aprovechaba para estafar y asesinar. Viajaba por todo el país, casándose con hombres ricos y haciéndose pasar por viuda después de envenenarlos. Después, recolectaba los seguros de vida de los hombres y desaparecía.

Se cree que Mary Ann Cotton envenenó a varios de sus hijos, maridos y amantes con arsénico, un veneno que era fácilmente disponible en la época victoriana y que era difícil de detectar.

Según los informes, Mary Ann Cotton mató a al menos 21 personas, incluidos 11 de sus propios hijos, cinco de sus maridos, tres amantes y una madrastra. Se cree que algunos de sus víctimas también incluyen a su madre, una hermana y varios sobrinos.

Finalmente, después de años de crímenes, Mary Ann Cotton fue arrestada en 1872 y acusada de asesinato. Fue condenada por la muerte de su hijastro de 7 años y condenada a la horca en la cárcel de Durham el 24 de marzo de 1873.

Durante su juicio, también se descubrieron pruebas de la muerte de varios de sus hijos, maridos y parejas, lo que sugiere que pudo haber matado a muchas más personas. La historia de Mary Ann Cotton ha sido objeto de varios libros, obras de teatro y programas de televisión que exploran la mente retorcida de uno de los primeros asesinos en serie de Gran Bretaña. Su nombre se ha convertido en un sinónimo del mal y la traición a lo largo de los años, y su legado oscuro sigue cautivando a los interesados en los misterios criminales. La infame carrera criminal de Mary Ann Cotton inspiró varias obras de ficción, incluida la novela «The Arsenic Labyrinth» de Martin Edwards y la serie de televisión «Dark Angel» de ITV, protagonizada por Joanne Froggatt.

Thomas Neill Cream, el «Doctor de Lambeth”

Thomas Neill Cream fue un médico y asesino en serie británico que nació en Escocia en 1850. Se cree que asesinó a varios de sus pacientes y que fue responsable de una serie de asesinatos en Canadá, Estados Unidos e Inglaterra. Fue arrestado en 1892 y ejecutado por asesinato en Inglaterra en 1893.

Cream estudió medicina en la Universidad de Edimburgo y se graduó en 1876. Se estableció como médico en Londres, pero en 1881 se mudó a Canadá, donde se involucró en actividades criminales, incluyendo la producción y venta de opio. También se sospecha que comenzó a asesinar durante este tiempo.

En 1881, una prostituta llamada Kate Gardner fue asesinada en Montreal, y se cree que Cream estuvo involucrado en su muerte. Sin embargo, debido a la falta de pruebas, no fue condenado por el asesinato. Se mudó a los Estados Unidos en 1885 y continuó su carrera como médico. Allí, se cree que asesinó a varias de sus pacientes, muchas de las cuales eran mujeres.

En 1891, Cream regresó a Londres y comenzó a matar de nuevo. Sin embargo, fue incapaz de ocultar su comportamiento, y fue descubierto cuando envió una carta anónima a la familia de una mujer que había asesinado. La carta fue entregada a la policía, y Cream fue arrestado en octubre de 1892. Fue juzgado y condenado por el asesinato de cuatro personas, y fue ejecutado en la horca en noviembre de 1893.

El caso de Thomas Neill Cream es significativo porque su motivación original era el lucro, ya que esperaba heredar el dinero y propiedades de sus víctimas. Además, su estrategia de enviar cartas anónimas a las familias de las víctimas fue una táctica no vista con frecuencia antes de eso en casos de asesinatos en serie, lo que muestra el alcance de la malevolencia de Cream y su engaño. Su legado oscuro sigue siendo un recordatorio sórdido y perturbador de la crueldad y el mal en la comunidad médica.

Amelia Dyer

Amelia Dyer fue una asesina en serie británica que se especializó en el asesinato de bebés y niños pequeños. Amelia Dyer nació en 1837 en Bristol, Inglaterra, y se casó dos veces. Tuvo un total de diez hijos, pero se cree que al menos tres de ellos murieron de causas desconocidas. En la década de 1860, Amelia Dyer comenzó a trabajar como «partera» para mujeres solteras que habían quedado embarazadas fuera del matrimonio. En realidad, Dyer les ofrecía a las mujeres sus servicios para dar a luz y luego les quitaba a los bebés para venderlos o «adoptarlos» por una tarifa. Se cree que Amelia Dyer mató a más de 400 bebés entre 1870 y 1896, a menudo estrangulándolos o ahogándolos. Después de matar a los bebés, los tiraba al río Támesis o los enterraba en su jardín. Fue capturada y condenada por sus crímenes en 1896, después de que la policía encontrara los cuerpos de varios bebés en el río Támesis. Fue declarada culpable de asesinato y ahorcada en la cárcel de Newgate en Londres el 10 de junio de 1896. La infame carrera criminal de Amelia Dyer ha inspirado varias obras de ficción, incluida la novela «The Baby Farmers» de Annie Horsley y la película «The Lady Killers» de 2004, protagonizada por Miranda Richardson. En resumen, Amelia Dyer fue una asesina en serie que mató a más de 400 bebés entre 1870 y 1896. Fue capturada y condenada por sus crímenes en 1896 y es recordada como una de las asesinas más notorias de la era victoriana en el Reino Unido.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page