Corporaciones Perversas: The United Fruit Company


En el cine, hemos visto cientos de películas acerca de una compañía que controla a una población con puño de hierro, bajo la excusa de construir un mundo mejor para todos, pero manejados solo por la avaricia, haciendo uso de la corrupción gubernamental como herramienta de control; la Weiland-Yutani de la saga Alien, Umbrella Corporation en Resident Evil y hasta la compañía de oxígeno embotellado en el Lorax. Sin embargo, a veces la realidad supera a la ficción. Hoy conoceremos sobre una de las corporaciones más perversas de la historia y cómo su avaricia y sed de poder, los llevó a manipular y controlar la estabilidad política y social de varios países de Centroamérica.

«República Bananera»

El término fue acuñado por el escritor estadounidense William Sydney Porter, alias O. Henry, en 1904 en el cuento «El almirante». Si bien la historia se ubica en Anchuria, una «pequeña república bananera marítima» de ficción, se estima que Porter se inspiró en Honduras, país donde vivía cuando escribió el cuento.

El uso de esta fruta en particular para etiquetar a naciones enteras tenía un sustento real. Las «repúblicas bananeras» en un principio, eran literalmente aquellos países tropicales productores de bananas, dependientes de la renta de empresas estadounidenses.

El término después ingresó en los estudios políticos con un significado más amplio. La expresión pasó a hacer referencia a países monoproductores, con instituciones gubernamentales débiles y corruptas, donde una o varias empresas extranjeras influían en las decisiones nacionales.

La United Fruit Company

Como bien describió el escritor colombiano Gabriel García Márquez en su novela «Cien años de soledad», las compañías bananeras llevaron a la región modernidad pero también violencia y muerte.

La United Fruit Company, fue una empresa estadounidense que ejerció una influencia enorme sobre la política interna de América Central desde finales del siglo XIX hasta la década de 1970, ya sea mediante el abuso de su poder económico, amenazas de violencia o sobornos a gobernantes, y que incluso preparó un golpe de Estado apoyado por la CIA contra el presidente guatemalteco Jacobo Arbenz.

En su libro Bananas: how the United Fruit Company shaped the world («Bananas: cómo la United Fruit Company moldeó el mundo»), el periodista Peter Chapman afirma que, al instalarse en la región, esta y otras empresas del rubro acordaban construir calles, vías de tren y puertos a cambio de tierras donde producir. El truco era que a veces los servicios instalados sólo beneficiaban a las propias compañías en la exportación de bananas.

Pero eso no es lo peor. En el libro «Bananas» se investiga, por citar algunos ejemplos, el involucramiento de la compañía en una invasión en Honduras, una masacre en Colombia y un sangriento golpe de estado en Guatemala.

1 visualización0 comentarios