Líderes perversos: Osho, gurú del sexo y de los Rolls Royce

El líder espiritual conocido de 1953 a 1970 como Acharia Rajneesh, en la década de los 70’s como Bhagwan Shree Rajneesh y desde los años 90 como Osho, tuvo una faceta de la que no se suele hablar muy a menudo pero que contrasta fuertemente con su imagen de hombre místico y desconectado de lo material. Hoy te contamos un poco más sobre la faceta más terrenal de Chandra Mohan Jain, mejor recordado como Osho.


Nació en Bhopal, India, el 11 de diciembre de 1931. Fue profesor de filosofía, crítico acérrimo de la filosofía de Mahamat Gandhi y de las religiones institucionalizadas. Desde los años 70’s asciende como líder espiritual ampliamente reconocido por su personalidad carismática, su sentido del humor y especialmente por su actitud en defensa de la apertura y la libertad sexual.


En 1974 estableció en Pune, India, un ásram que lo dotará de una gran popularidad entre los Occidentales, logrando alcanzar un número cada vez mayor de seguidores. Vale recordar que un ásram es un lugar de meditación donde alumnos y maestros conviven bajo el mismo techo. Algunos de sus antiguos miembros han comentado sobre sesiones de exploración sexual e incluso de encuentros donde se solían practicar relaciones sexuales grupales (orgías).


Osho desarrollará en Pune el Movimiento para el Potencial Humano que será el rostro inicial de la comunidad internacional entorno a él como líder espiritual.


Estableció en el Estado de Oregon, Estados Unidos, para 1981, una comunidad que fue conocida como Rajnishpuram («la ciudad de Rajneesh») en un hacienda de 259 kilometros cuadrados, que se verá envuelta en conflictos con los habitantes de poblados cercanos.

Tanto Osho como la comunidad, fueron acusados de uno de los ataques bioterroristas más grandes de la historia de Estados Unidos. Este ocurrió en el pueblo vecino de The Dalles donde 750 personas resultaron infectadas por Salmonella tras ingerir unas ensaladas contaminadas por la agrupación religiosa; además de esto se vió envuelto enacusaciones de intentos de asesinato y explotación laboral, entre otras cosas. Hechos que muchos testigos atribuyen a la secretaria del líder espiritual, Ma Anand Sheela, como mente maestra detrás de todo.


Por dichos crímenes, Osho fue encarcelado y juzgado por parte del gobierno de Estados Unidos, quién, tras un autoreconocimiento de culpabilidad, fue posteriormente deportado y rechazada su entrada en al menos 21 países.


Un «gurú sexual»


“Dicen: piensa dos veces antes de saltar. Yo digo: salta primero y luego piensa todo lo que quieras”, manifestaba Osho a sus seguidores, y todavía frases como estas se pueden leer en bonitas imágenes en Facebook o Instagram. Las cuelgan personas que, seguramente, no saben que a lo que se refería el gran referente de la espiritualidad es a que había que tener sexo con todo el que pasara por delante. Quizás esta fue la causa del gran éxito de sus comunas. Lo que es seguro es que propició que se le llamara “el gurú del sexo” y que la principal habitante de sus alojamientos fuera la enfermedad venérea.


En aquel rancho en el condado de Wasco, en Oregón, en la comuna de Rajneeshpuram, convivieron al menos 7.000 personas. Estas allí trabajaban, reían, bailaban y, sobre todo, ponían en práctica su sexualidad. Sheela cuenta que había quienes tenían relaciones con más de 90 personas diferentes en un mes. ¿Cómo era esto posible? Siguiendo una estricta disciplina de un acto sexual con cada comida.



Osho y sus 93 Rolls Royce


Durante un tiempo el éxito de Osho seguía creciendo. Personas de todo el mundo querían acudir a su rancho, ser partícipes de algo histórico. Una nueva forma de concebir la vida: sin ataduras y rebosante de espiritualidad. También las donaciones no dejaban de crecer, algo de lo que se encargaba la muy aplicada (y severa) Sheela.


Tanto era así que, para poder desplazarse con comodidad y con la buena presencia que debía mostrar el representante de tan selecta comuna, Osho decidió hacerse con un Rolls-Royce. Una cosa llevó a la otra y, al final, 93 (hay fuentes que hablan desde 85 a 96 coches) fueron los modelos que acabaron guardando polvo en el garaje de Osho.


Chandra Mohan Jain (Osho) falleció en 1990 por insuficiencia cardiaca, en Pune. Donde su ásram es actualmente conocido como Resort de Meditación Osho Internacional.



23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo