La habitación sexual de Catalina la Grande


Catalina la Grande es recordada entre otras cosas, por sus múltiples amantes un supuesto insaciable deseo, y una abierta relación con el sexo y placer. Muchos historiadores afirman que su vida íntima ha sido exagerada a fin de desprestigiar sus logros. Pero, un curioso hallazgo durante la Segunda Guerra Mundial hizo que nuevamente se hablara de la vida sexual de Catalina antes que nada.


Una de las grandes revelaciones de la vida íntima de la emperatriz fue el hallazgo dfe una habitación sexual llena de curiosos objetos. Durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de soldados soviéticos encontró una habitación ambientada en un estilo inequívocamente erótico, que según los historiadores, fue construída bajo órdenes de Catalina la Grande.

Así, mientras una de las paredes estaba decorada en su totalidad con falos de madera de diferentes formas, el mobiliario estaba constituido por un gran número de sillas, escritorios y pantallas con escenas pornográficas.




La inusual estancia causó tal conmoción en los soldados que, lejos de causar cualquier daño en ella, decidieron tomar una docena de fotografías de su interior. Por desgracia, algunas de las imágenes se perdieron durante la contienda, aunque unas pocas han sobrevivido hasta nuestros días y han permitido que expertos del Museo del Hermitage hayan confirmado su existencia.



De hecho, la colección de arte erótico de la familia imperial Romanov era conocida desde comienzo del siglo XX y fue catalogada en los años 30, aunque nunca llegó a mostrarse al público, antes de que gran parte de ella desapareciera hacia 1950.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo