top of page

La historia de Louis Cyr, el hombre más fuerte de todos



Louis Cyr fue un hombre canadiense que se convirtió en una leyenda del levantamiento de pesas y la fuerza a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Nacido en 1863 en Saint-Cyprien-de-Napierville, Quebec, Cyr fue un niño enfermizo y débil que, sin embargo, mostró un talento natural para la fuerza física desde una edad temprana.


A medida que crecía, Cyr se dedicó a entrenar y mejorar su fuerza, y pronto comenzó a destacar en competiciones locales de levantamiento de pesas y lucha libre. A los 18 años, Cyr ya había ganado varios títulos de campeonato en la región de Quebec, y su fama comenzó a extenderse por todo Canadá.


En 1886, Cyr participó en el Campeonato del Mundo de Levantamiento de Pesas en Boston, donde estableció un récord mundial al levantar una barra de pesas de 172 kilos. En los años siguientes, continuó estableciendo récords en una variedad de disciplinas de fuerza, incluyendo arrastre de carros, levantamiento de pesas con una mano y levantamiento de piedras pesadas.


En 1895, Cyr tuvo su momento más famoso cuando compitió en una competición de levantamiento de pesas en Montreal. En ese evento, Cyr levantó una barra de pesas de 534 kilos, lo que sigue siendo el récord canadiense de levantamiento de pesas hasta el día de hoy. Su hazaña fue tan impresionante que incluso el famoso mago Harry Houdini lo mencionó en su libro "The Unmasking of Robert-Houdin".


Además de sus logros en el levantamiento de pesas, Cyr también era conocido por su fuerza sobrehumana. En una ocasión, se dice que levantó a un caballo de 1.200 kilos de peso del suelo con sus propias manos. También demostró su fuerza al jalar trenes y barcos.

A pesar de su fama y fortuna, Cyr era conocido por su modestia y humildad. Siempre se esforzó por ayudar a los demás y se ganó el respeto y la admiración de todos aquellos que lo conocían.


Después de retirarse del levantamiento de pesas competitivo, Cyr se dedicó a una variedad de emprendimientos empresariales, incluyendo la administración de un hotel y un restaurante en Quebec. Sin embargo, su salud comenzó a deteriorarse en la década de 1910, y murió en 1912 a la edad de 49 años.


A pesar de su corta vida, Louis Cyr dejó un legado duradero como uno de los atletas más grandes y más fuertes que jamás haya vivido. Su nombre sigue siendo sinónimo de fuerza y poder, y su historia ha sido contada una y otra vez en libros, películas y documentales. Hoy en día, es recordado como una leyenda del deporte y un icono cultural de Canadá.



29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page